Trucos y consejos para que el pan fresco dure más

-
image-740731-21051703_ml.w640.jpg
Todos sabemos que tras un cierto tiempo ese pan esponjoso y perfecto que hemos comprado se vuelve rancio y duro. Se seca, pierde su jugosidad y, si el ambiente es húmedo, incluso se puede llegar a poner mohoso. La gran pregunta es ¿podemos hacer algo para que esto no suceda tan rápido?

La respuesta es que si, o al menos hay algunos consejos para mantener un poco más tiempo el pan como recién salido del horno. Por ejemplo ¿te has preguntado alguna vez por qué el pan siempre se vende en bolsas de papel? Pues porque si lo metemos en una bolsa de plástico aumentaremos el calor y la humedad del propio pan y se quedará ‘chicloso’.

El pan de molde, sin embargo, si es conveniente guardarlo en una bolsa de plástica cerrada para conservar su textura blanda y húmeda (puede incluso guardarse en la nevera aunque esto hará que se seque antes).

En el caso de las barras, el pan favorito por muchos, es cierto que será muy difícil que aguante sus características de un día para otro. Pero, si lo guardamos en la misma bolsa de papel protegida con un paño de cocina si conseguiremos que se mantenga de la mañana para la tarde al menos.

Por último mencionar la opción de congelar el pan, no tendrá la misma textura que recién hecho pero si podremos recuperar cierta jugosidad al descongelarlo y estará ideal para hacerlo ligeramente tostado. Aunque, claro está, lo mejor es venir a nuestro horno y llevártelo recién hecho cada día.