¿Qué es y por qué utilizar masa madre?

-
La masa madre se genera del resultado de la fermentación del agua y la harina, sin añadirle ningún tipo de levadura. La propia harina contiene levaduras y bacterias que ayudan a provocar la fermentación de forma natural. Tiene una textura, sabor y aroma que enamora tanto a quién comió pan artesanal en su infancia como a los afortunados en probarlo por primera vez. Se elabora de un modo sencillo, pero requiere una atención continuada.
El pan realizado a base de masa madre alimenta más ya que sus propiedades nutricionales aumentan: contiene más aminoácidos (lisina, folatos) y minerales (zinc, hierro y magnesio).
Además, los lactobacilos que se encuentran en la masa mitigan la acción de algunos anti-nutrientes que son los responsables de que el organismo no pueda absorber el hierro, el zinc y el magnesio.
El pan tiene un índice glucémico menor que el resto de panes, esto es importante sobre todo para las personas que sufren de diabetes. Su índice está incluso por debajo del que presentan los panes integrales elaborados de forma industrial.
Su grado de acidez es menor, por lo que su digestión es más sencilla. Además, neutraliza algunos de los componentes del gluten. Es decir, las personas intolerantes no lo pueden consumir sin problema, pero, algunos de ellos (dependiendo de su grado de intolerancia) podrían llegar a tolerarlo.
Además, una vez horneado, el pan se puede conservar en buen estado durante más días.