El pan desde los años 50 hasta nuestros días

-

Pasada la Segunda Guerra Mundial, el pan blanco cosechó un enorme éxito ya que nadie quería pan negro porque recordaba demasiado a los años de la guerra.


Durante los años 50, nadie quería oír hablar del pan ya que se le acusaba de engordar y de ser un alimento para los pobres, incluso en los años 80 no se soportoba servir pan en la mesa, según la "nouvelle cuisine".


Por suerte, el pan recobra su protagonismo, pero ahora los consumidores se vuelven más exigentes y quieresn un pan auténtico con un sabor apetitoso y, que además, aporte nutrientes beneficiosos para la salud y la forma física. De este modo, se realizaron gran cantidad de mezclas con diversos ingredientes para probar recetas y, también la gente comenzará a fabricar su propio pan.


Hoy en día, la globalización y los movimientos migratorios han hecho que nuestros horizontes gustativos se amplíen ya que nos han permitido probar panes de otros países con ingredientes que desconocíamos en nuestros países de origen.


Además, existen ahora también grandes avances realizados en cuanto a panificación, ofreciendo al consumidor panes saludables, realizados con ingredientes biológicos, bajos en sal o, sin gluten.