Cómo utilizar una pala para el horno

-
image-787651-32826875_ml.jpg
En hornos de leña (o si se utilizan piedras para el horno) los panes, pizzas y los productos derivados quedan mucho más esponjosos, crujiente y con mejor sabor, pero esto supone que hay que aplicar muchísimo calor. Para sacar y poner elementos no sirve cualquier tipo de utensilio.

Una pala no tiene más función que la deslizar suave y rápidamente la masa sobre la piedra (o bandeja) caliente sin deshincharla o deformarla y sin riesgo de quemarse. Es la herramienta ideal para este tipo de operaciones pero una pregunta recurrente es ¿cómo evitar que la masa se pegue a la pala.

Lo ideal es echar primero algo de semolina sobre la pala, también se puede usar harina pero mejor este tipo de harina que es más grueso. Si puedes, condimenta la pizza (o la elaboración que vas a meter en el horno) en la encimera y pásala luego hacia la pala. Como hacerlo así no es fácil, si eres de los que condimenta directamente sobre la pala, hazlo lo más rápido que puedas, no eches demasiados ingredientes y asegúrate de que la masa no se ha roto.

¿Una sugerencia? Practica esto con masa sin condimentar. Si se te cae, no mancharás. Si te sale bien, podrás usarla como pan. Una vez lo tengas dominado, sigue adelante con tus pizzas o tus elaboraciones.